Follow by Email

domingo, 30 de abril de 2017

Lección magistral

LECCIÓN MAGISTRAL

Los pelos del bigote negros y relucientes; el rabo tieso, apelmazado y bien peinado hacia atrás; y los colmillos, blanquísimos. Qué gustazo, se decía Matthew, el aprendiz de taxidermista. Y es que no había nadie en el mundo que fuera más feliz que él mientras pasaba el cepillo por la pelambrera, aplicaba esmalte a los dientes o coloreaba de marrón el hocico al gato.
Pero cuando de pronto una garra le arrancó de la mano el pincel y le seccionó la oreja, dejándole tres surcos rojos y goteantes que le llegaban hasta la nariz, se quedó como atontado mirando al minino maullar, saltar sobre la mesa y derramar en el suelo los frascos de acetona y tinte.
Al oír el jaleo, el profesor no tuvo más remedio que dejar de cabecear en el sofá e intervenir. Abrió su cartera de piel, sacó de un estuche un escalpelo, lo clavó en el pecho del animal y mientras le extraía el corazón le repetía al cariacontecido discípulo que lo primero y más importante antes de empezar a disecarlos era matarlos bien muertos.


1 comentario:

  1. Vaya Susana con el discípulo y el gatito de marras. Muy imaginativo.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar