Follow by Email

domingo, 30 de abril de 2017

Enajenada

ENAJENADA


En esa casa no vive Mizuki Tanaka desde hace unas semanas. Ella jamás se habría olvidado de regar la camelia que se amustia junto a la ventana del cuarto, ni habría permitido que se cubrieran de polvo las estanterías donde se amontonan los peluches. Delicadamente los mete junto a bodies y baberos sin estrenar en una bolsa de basura y va a la cocina.
En el fogón sisea una tetera. Mizuki apaga de un soplido la llama antes de sentarse en el suelo. Esta vez, ningún vecino alarmado por el olor a gas podrá detenerla, sonríe amargamente mientras prende un cigarrillo. Llevaba nueve meses sin fumar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario