Follow by Email

domingo, 30 de abril de 2017

El náufrago

EL NÁUFRAGO

En el lugar más recóndito de la isla encuentra un arroyo de aguas cristalinas. Después de días mascando yerbajos —no hay cocoteros en este terreno rocoso—, se inclina sobre la orilla y bebe hasta calmar su sed. Satisfecho, se acurruca en el césped y se queda dormido.
Pero de repente le despierta un cacareo que le resulta vagamente familiar y al abrir un ojo ve al gallo en la puerta entreabierta del barracón y un poco más allá, un espantapájaros. Se incorpora torpemente del jergón, blasfema al tropezar con una botella vacía y, antes de que salga el sol, se apresura con sus aperos al viñedo del marqués.


No hay comentarios:

Publicar un comentario