Follow by Email

viernes, 6 de enero de 2012

La bestia


LA BESTIA

«Tú y yo podremos pasear juntos bajo ese cielo estrellado, jugaremos con las luciérnagas y después te compraré más golosinas». El hombre se relame al observar los labios de caramelo de la niña. Aferra con una mano blanda y húmeda  su  bracito   y se alejan de la  bulliciosa plaza del pueblo. Pero sus afiladas y mugrientas uñas y los espumarajos que gotean desde su barbilla empapándole la camisa despiertan el instinto de la pequeña, que en un descuido echa a correr veloz hacia la multitud.
Sulfurado por la presa perdida se adentra en la oscuridad; la estridente música del tiovivo ahogará su aullido de humillación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario