Follow by Email

miércoles, 9 de abril de 2014

El funeral del tabernero

EL FUNERAL DEL TABERNERO


¡La felicidad! No existe palabra más efímera, ¡aaay!Se le ve apenado al padre Eloy—. Recemos una oración por el hermano Blas y celebremos que ha sido llamado a la presencia de nuestro Dios.
Se oyen unos suspiros y carraspeos entre los feligreses cuando el cura se bebe de un trago el vino del cáliz.
—Alabado sea el Señor. Eleva una mano al cielo y les da la bendición, «…podéis ir en paz…». Cabizbajos y en silencio abandonan todos juntos la iglesia. Al llegar a la plazuela se quedan mirándose unos a otros, desorientados, sin saber dónde ir a ahogar sus penas.


4 comentarios:

  1. Al menos el cura si sabe donde ahogarlas...

    ¡Buen micro Susana!.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Buena ambientación del funeral, muy realista y con un toque humorístico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Qué fuerte Susana, hay haditas y mariposas por el campo, la primavera llegó y los pajaritos cantan, por Dios, deja a alguno vivo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Este funeral tiene su puntito de humor a pesar de la muerte del pobre tabernero. Me gustan los diálogos que has introducido porque hacer un micro-dialogado siempre es un reto, que yo creo que tú has superado.

    Susana, ya te he contestado via email. :)
    Un besazo amiga.

    ResponderEliminar