Follow by Email

viernes, 6 de septiembre de 2013

El medallón

EL MEDALLÓN

Es de noche cuando Birgit regresa a la aldea nevada donde aguarda impaciente su madre, enferma de luto. En el tanatorio de la ciudad ha identificado el cadáver incorrupto, ha reconocido el rostro que llena las paredes y estantes de su casa convertida en santuario hace más de cincuenta años.
De pequeña, disfrutaba haciéndose la dormida cuando su padre venía a darle un beso antes de salir de caza. De aquel último le quedó un sabor salado, como cuando su madre la sacudía con el atizador.
Roald nunca se ausentaba más de uno o dos días. La búsqueda por las montañas resultó inútil. Nunca encontraron su trineo, ni su cuerpo.
Un repentino movimiento del glaciar le trajo de vuelta. Tal y como le recordaba. Ahora arrastra los pies sobre la nieve del camino a casa, se detiene al borde del risco y se asoma al vacío. Se gira para contemplar la silueta de la octogenaria en la ventana iluminada. Duda. Afloja el puño. Abre de nuevo el colgante. Dentro, la imagen de una desconocida con un niño. Y su padre. Abrazándoles.

Lo mete en el bolsillo del gabán y con una mirada de hielo enfila sus pasos hacia la cabaña.

4 comentarios:

  1. Genial, me has transportado a aquella tierra fría, a aquella vida tan dura y cruel, me ha encantado. Enhorabuena. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Impresionane tu relato. Me ha gustado mucho.
    Encantada de volver a leerte.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que es un relato muy frío en continente y contenido. Y un mensaje de que hay que mirar para adelante No conduce a ninguna parte la contaminación psicológica.

    ResponderEliminar
  4. Tiene garra el relato, y brillo. Me gustó.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar