Follow by Email

domingo, 24 de febrero de 2013

Pelusa


PELUSA

Desde la habitación de su hermanita hasta la sala, veintiocho pasos. Desde que su padre se encierra en el baño hasta que suena el ruido de la cisterna, trescientos cinco segundos. Desde que hace cuatro días llegó la recién nacida a casa, cincuenta besos menos. Desde que su madre se prepara el café y las tostadas hasta que termina de recoger la mesa de la cocina, diecisiete cabezazos contra la pared. Desde que se encarama a los barrotes y deja caer al bebé por el balcón, tres pisos y dos rebotes en el asfalto.

8 comentarios:

  1. Desde que comencé leer el relato hasta la última linea, doscientos treinta y seis pelos de punta en el brazo izquierdo.

    La emotividad desde la frialdad de la estadística, muy inquietante. Me gustó mucho Susana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el relato con menos empatía que he escrito nunca. Creo que el mismo tema me llevaba a resolverlo así, aunque tuve mis dudas morales.

      Eliminar
    2. La primavera también viene con días sombríos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Jo, Susana y yo que te creía una joven simpática y agradable. He cambiado de parecer, ahora me das repeluzno.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ufff la pelusa que dur aes. También yo he tratado en cierto modo el tema con este comienzo. Me ha gustado mucho aunque me ha puesto la piel de gallina.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  4. Pero, después de este mal trago, os prometo que cambio de registro en mi relato de marzo de entc. Es casi lectura infantil. Bueno,... casi.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Jo que escalofrío me ha entrado. Menos mal que te lo has inventado...jeje
    Muy bien escrito, a pesar de
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Susana, si ese es el concepto que tienes de la pelusa no imagino lo que debe de ser para ti una envidia a muerte. Jeje
    Yo he piso decir a mas de una persona que cuando eran pequeños sus hermanos mayores les habían amenazado con tirarlos a la basura o cosas por el estilo porque de llegar ellos no tenían que compartir nada con nadie.
    Es un micro muy duro pero la vida real también lo es. Leyendolo he recordado la noticia de hace un par de días de aquel padre que mato de un golpe a su hija porque no dejaba de llorar.
    Bueno pues eso que el micro me ha gustado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar