Follow by Email

sábado, 18 de enero de 2014

Un paso adelante

UN PASO ADELANTE

Pero esta vez, ella lloró sin correr a disimular su llanto entre fogones y ollas, como venía haciendo los últimos ocho años, cuando le veía derramar el vaso de leche sobre el mantel en las comidas o le limpiaba con la servilleta la boca para quitarle los restos de puré. Esta vez, las lágrimas de Emilia se mezclaban con las de su hijo Ernesto, que aplaudía entusiasmado como un niño al ver que había logrado anudarse los cordones de sus playeras.


8 comentarios:

  1. Hola Susana, me gusta mucho tu apuesta.
    Un micro muy emotivo, impactante esa imagen, los logros del hijo contrarrestando con el deterioro del ¿marido?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Los logros no tienen que ser siempre grandes gestas. Cada cual triunfa a su manera y a su ritmo. Emotivo el texto, Susana.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  3. El gran triunfo es el pequeño.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Susana!!, veo que te has adelantado bastante en la publicación de este texto. Me gusta cómo has tratado el tema de la superación personal. Esas lágrimas bien pueden ser de una alegría inmensa. :)

    Una cosita... personalmente no te recomendaría que publicaras antes del fallo del concurso (si es que te dio tiempo a enviar el texto) porque si te llamaran, y saliera alguien diciendo que no es inédito, tendría toda la razón por haberlo publicado aquí antes del fallo. De hecho, todos esperamos al día después, por si las moscas.

    Tómalo como un consejo amiga y ¡ójala te llamen, desde luego!! Besos de domingo con un cielo PRECIOSO.

    ResponderEliminar
  5. Muy emotiva tu apuesta, me ha gustado mucho.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Veo que participáis asiduamente en ese concurso. A mi al se semanal no me da tiempo, cuando quiero escribir algo ya están con la siguiente semana. Me pasa como cuando no podía hablar y lo escribía, cuando acababa los demás ya iban por otro tema de conversación. Bueno que me voy por las ramas, me ha gustado tu relato es triste y emotivo a la vez y real. La vida es dura muchas veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Susana.

    Parece un pequeño paso, una bobada, pero no lo es...
    Percibo dolor y, sobre todo, la emoción de esa madre que atisba un primer paso de autonomía personal en ese atarse los cordones de Ernesto.

    Emocionante, Susana, te lo digo yo que de esos pequeños pasos algo conozco.

    Un abrazo muy grande y felicidades por este texto que -a mí- me ha llegado mucho.

    ResponderEliminar
  8. Muy emotivo, parece mentira que hay hombres que maltratan sus parejas. El final precioso. Un fuerte abrazo, Sotirios.

    ResponderEliminar