Follow by Email

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Residuos urbanos

RESIDUOS URBANOS

Mientras su  padre cerraba la tapa del contenedor de basura orgánica, vio una mano que colgaba inerte de un agujero de la bolsa. Habían desvestido el cadáver para llevar sus ropas a Cáritas, pero con la oscuridad y las prisas se les había pasado quitarle el reloj.
«¡Vaya, qué putada!», se lamentó el padre al desatarlo de la muñeca. Entre ambos cubrieron el bulto con restos de inmundicias y se quedaron embobados mirando la baratija.
—Pues nada, hijo —resolvió tras un rato de dudas—, tendremos que retroceder aun a riesgo de que nos pillen. El de envases y plásticos está justo en la otra punta del parque.


3 comentarios:

  1. Hija, qué rapidez, gracias. La verdad es que si te pones a mirar la escena es de lo más gore-torrenteciana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Asesinos solidarios y muy buen título que te lleva a que pienses que los residuos son ellos y no la basura.

    ResponderEliminar