Follow by Email

sábado, 2 de noviembre de 2013

Barco a la vista

BARCO A LA VISTA

Un buque norteamericano hizo sonar la sirena al mismo tiempo que sus caderas se acoplaban furiosas a ritmo de merengue y sus gritos acallaban el embiste de las olas sobre las rocas del acantilado en el momento del clímax. Mientras, un sol sangrante se hundía dolorido en la línea del horizonte.
A Usnavy, fruto de aquella puesta de sol, que le inmortalizaran con ese nombre nunca le hizo mucha gracia, y menos cuando tenía que soportar las carcajadas de los funcionarios cada vez que iba a renovar su tarjeta de identidad.





6 comentarios:

  1. Jejeje que ocurrentes los padres de Usnavy, pero cierto es que la realidad supera a la ficción y no me extrañaría lo más mínimo que fuese real. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ni lo más mínimo, María José. De hecho, creo que fue así el origen del nombre. ¿Qué otra forma si no?
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Existen Maria José, existen. Hay padres con un sentido del humor muy peculiar...

    Qué bueno Susana, para redondear se podría hacer Marine, je je.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentido del humor, mmm, ... O fumaos o muy tontos, Miguel, no se me ocurre otra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No te lo vas a creer, pero hay una chica en Cadiz que se llama Urnavy, María Urnavy... Le estaba comentando tu relato a una amiga que trabaja en un periódico y me lo ha confirmado, así con "r"... No me lo podía creer, y me quejo yo.

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  4. ¡Me lo creo, Towanda! No veas qué catálogo más variado de nombres hay por ahí. Lo de la erre sería porque el registrador de nombres ese día andaba de bajón, pero es con ese. Digo yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar