Follow by Email

martes, 11 de marzo de 2014

Rutina

RUTINA


Llueve mansamente y sin parar, llueve sin ganas pero con una infinita paciencia, como toda la vida. Olvidadas por las habitaciones del caserón de Félix y Ángela, docenas de palanganas languidecen llenas de agua, un agua al principio clara y escasa, que con el paso del tiempo ha comenzado a derramarse por los bordes creando canales y ríos, estanques y mares, y así hasta formar un océano cada vez más profundo que inunda todo el piso. Un agua que años después se ha teñido de negro, de óxido, como si los techos y vigas y tabiques y suelos de este lugar se hubieran aliado para llamar la atención, «¡¡¡…ehhh, necesitamos revoco, que alguien sustituya las tejas rotas, hay que tapar estas grietas…!!!», pero ni Félix ni Ángela advierten la urgencia de esas voces y así continúan, con la monotonía de un matrimonio anegado de goteras y silencios, de charcos e indiferencias, de humedades y apatía. Como toda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario