Follow by Email

sábado, 2 de junio de 2012

Antojos

ANTOJOS

«Además, el pollo rebozado siempre humea demasiado», repetía siempre su marido cuando se colaba en su territorio de ollas y sartenes.
Aún no ha amanecido y Belinda se viste a toda prisa. Recuerda con tristeza las manías culinarias que tanto le hartaban de toda la familia: los pequeños no querían ni oír hablar de la verdura, el abuelo detestaba el olor a pescado, la hija adolescente siempre estaba a régimen y el mayor se había vuelto vegetariano.
Si se apura y con algo de suerte, hoy conseguirá un buen puesto en la fila para canjear los bonos semanales por unos mendrugos de pan y un paquete de arroz.

3 comentarios:

  1. Susana, he leído unos cuantos de tus relatos y me han gustado bastante, pues son muy variados en formas y temas. Seguiré leyendo, porque tienes unos cuantos.
    Un beso de Alejandro

    ResponderEliminar
  2. El de Lucas me gusta y el nombre del blog más.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta este micro Indignado que nos hace valorar las cosas cuando las perdemos. Buen intento. El nombre de tu blog me gusta, es cómo si fuera un alma gemela con el mío.
    Un saludo.
    http://espiralesdetinta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar