Follow by Email

lunes, 4 de agosto de 2014

Eterno candidato

ETERNO CANDIDATO

A Jero siempre se le dio bien todo lo relacionado con las actividades físicas. De pequeño fue un niño muy inquieto, así que no era de extrañar que con tan solo cuatro años cabalgara sin ningún miedo por el territorio Sioux a lomos de un potrillo; y que con ocho supiese tensar el arco con soltura y fuera capaz de acertar a gran distancia con sus flechas en el tronco de un sauce, habilidad que con los años iría perfeccionando hasta convertirse en un experto, para orgullo de su padre, el gran jefe indio. De carácter extrovertido, si había que bailar era el primero en apuntarse, lo que le vino pero que muy bien para aprender enseguida los pasos de la Danza del Sol. Y en cuanto veía que el jefe de otra tribu y su padre, con rostro por fin relajado, salían de la tienda y cogían una pala, corría a ofrecerse voluntario para cavar un agujero en la tierra y así poder enterrar el Hacha de Guerra que tanto le disgustaba.

Pero todo esto nunca fue suficiente para ser admitido en el grupo de los aspirantes al puesto de mando. Año tras año, Jero era siempre rechazado cuando, en la prueba de La Pipa de la Paz, le daba un tremendo ataque de tos.

12 comentarios:

  1. Vaya, por una minucia no lo admiten...
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  2. El que quiera ser jefe tiene que saber hacerlo todo bien. Si no, suspendido. Ea.
    Un abrazo, Juan M.

    ResponderEliminar
  3. Incompatibles siempre la tos y el fumar, aunque a veces el "deseo" puede más que el mal rato que haga pasar el tabaco a los "fumadores muy activos".
    Un motivo muy singular para que no le dejen ser aspirante, unos jueces muy durillos.

    Un saludo Raquel

    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, Rosa, de eso nada. ¡Para lograr la paz hay que saber fumarse la pipa! Bueno, la verdad es que el relato no tiene grandes pretensiones. El día a día de un aspirante y el hecho muy simple de que todo puede irse al garete por una tontería. !Ah, pues al final me gusta cada vez más la metáfora, jaja¡ Aunque quiero dejar claro que soy firme defensora del esfuerzo diario más que del aparentar.
      Beso, Rosa.

      Eliminar
  4. ¡Qué gustazo leerte, Susana! Además, algunos vicios son tan gratificantes.... Que tengas suerte con el relato en MicroSeñales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Luis! Un gusto recírproco. En microseñales no tengo ninguna opción, leído lo leído, pero en rec acabo de estrenar temporada con un micro que me gusta bastante. Como no me llamarán, el domingo lo publico.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  5. ¡¡¡¡Qué bueno ese final!!!, me has hecho reír...
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, no lo tenía planificado. Me condujo la historia y había que rematarlo de alguna manera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Por cierto, Susana, creo que ahora se dan margen en REC para llamar hasta el lunes a las 12 o las 14. No estoy seguro. De cualquier forma, yo no espero. Si me gusta lo subo. Ahora he subido el de "La suelta".
    Estoy deseando leer el tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues deberías esperar, Luis, porque te lo descalifican si está publicado en algún sitio de internet antes de la fecha. Ten un poco de paciencia, hijo, que nunca se sabe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muy bueno Susana :) Me ha encantado. Un beso grande.
    Jero (pero Hernández)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jero, gracias, Desde agosto he ido mejorando.
      ¡Espero tu revista!
      Abrazo grande.

      Eliminar