Follow by Email

viernes, 23 de mayo de 2014

Manual básico del político en ciernes

MANUAL BÁSICO DEL POLÍTICO EN CIERNES

1.  Matricúlese en alguna facultad, la que sea. No hace falta que se mate a estudiar, lo importante es que se integre en cualquier asociación de estudiantes. Y no pare hasta conseguir el liderazgo, le vendrá muy bien para ir practicando la oratoria hueca.
2. Si elige una opción liberal, deje que le crezca el pelo y recójaselo en una coleta en plan casual, sin peinar. Lleve camisetas con logotipos reivindicativos. Si es más de camisa, nunca se abroche los dos últimos botones y ni se le ocurra ponerse corbata. Dejarse patillas o perilla es opcional, pero ayuda.
3. Caso de que sienta afinidad con la derecha, vista polos color pastel y péinese con raya a un lado. Gomina, gafas de sol de marca y un reloj bien grande son los complementos ideales.
4. La clave de su discurso está en creerse sus propias mentiras y defenderlas contra viento y marea. Practique a todas horas y en cualquier situación y no olvide mover mucho las manos. Arriba, abajo, arriba, abajo. Repítalo todas las mañanas frente al espejo antes de salir de casa. Apréndase un par de frases contundentes y vaya alternándolas en cuanto tenga un microfono delante. Module su voz y grite mucho cuando se le agoten los argumentos.
5. Esto es un empleo, señor mío. Empiece desde abajo. La alcaldía de un pueblucho, cualquier consejería de su Comunidad… Todo irá llegando a su debido tiempo. Además, de mientras usted percibirá jugosas dietas y comisiones.
Y poco más. Los ciudadanos de España somos de muy buen conformar.




1.      

2 comentarios:

  1. Susana, ¡qué cosas tienes! como mínimo habrá que tener alguna licenciatura en ciencias Políticas o en Economía ¿no? jajaja
    Pues te cuento que yo conozco a uno que, sin el menor rubor, decía que lo importante era "salir en la foto". Puedes añadirlo a la lista.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. También también, Anna, la foto.. Es que el manual podía ser más largo y minucioso, pero me aburren estos capullos.

    ResponderEliminar