Follow by Email

domingo, 8 de diciembre de 2013

El profesional

EL PROFESIONAL


Le repugnaba que se le pegaran la camisa y los pantalones a la piel y cada vez toleraba menos las elevadas temperaturas de aquel continente. Aunque todavía le parecía más molesto el zumbido de las moscas que revoloteaban a su alrededor. Lo único que le animaba a seguir inmóvil en su puesto era terminar pronto y darse una ducha de agua fría en el hotel, «lo que tiene que aguantar uno para ganarse la vida», pensaba mientras enfocaba a su objetivo.

Se arrodilló sobre el suelo polvoriento, calculó bien la distancia, buscó el ángulo idóneo y disparó varias veces seguidas mientras aquel desgraciado medio desnudo le observaba silencioso. Tomó docenas de instantáneas del momento en que dos buitres empezaban a picotearle las entrañas. Después guardó en la mochila su cámara, metió el trípode en el maletero del jeep y evitando mirar por el retrovisor puso en marcha el vehículo y se alejó de allí rápidamente.













11 comentarios:

  1. Da igual una réflex que un rifle, al final la presa es devorada por los buitres. Dos ideas en paralelo que nos llevan a un mismo drama.
    Un saludo
    JM

    ResponderEliminar
  2. Muy buen final Susana, aunque como comenta Juan Manuel, al final la presa queda devorada sea como sea.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  3. Disparos que tienen la posibilidad de salvar vidas o de condenarlas.
    Buena apuesta Susana. Suerte.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Ahora que lo releo, podría haber ido directa al mejunje evitando el primer párrafo, dejando solo la primera frase. Me lo guardo para otra propuesta así bruta y ya lo retocaré. Gracias, chicos.

    ResponderEliminar
  5. Buen safari Susana. Encantado de volver por tu casa y leerte. Enhorabuena por tu mención en ENTC.
    Paso info de un certamen que estoy pasando a los demás colegas adelante a por otro que hay premios
    http://cfe.es/microrrelatos/bases-del-certamen-de-microrrelatos-cfe/

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Montesinos, por pasarte y por el enlace. Leeré esas bases y a ver si sale algo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Susana.... ¿sabes? aquella fotografía del premio Pulitzer con un cuervo y un niño semidesnudo en un suelo quebradizo, revolvió la conciencia de muchísimas personas. Supongo que sabes de cuál te hablo.

    Tu micro es de los que revuelven, de los de reflexión, de los de pensar hasta dónde ha de llegar la "profesionalidad de las personas por encima de su carácter humanitario".

    Me ha gustado muchísimo. Anímate con el quizás mañana, porque quisiera oir unas letras conocidas, y tú no estás muy lejos de conseguirlo.

    Un besazo AMIGA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, muchas gracias por los ánimos. Estas frases de inicio son para mí un vivero de ideas y en ello sigo. Y te aseguro que cada semana disfruto mucho con el reto, como todos nosotros, ¿no? Darle al teclado y a la cabeza me hace feliz.
      Un abrazo, guapa.

      Eliminar
  8. Muy duro lo que planteas. Sospecho que muchas veces los profesionales de la información tienen ese dilema. Por eso han muerto más de uno. En tu relato todo nos hace pensar lo que no es, un acierto por tu parte.
    Respecto a lo que me apuntabas de los guiones largos en vez de comas, a mí me enseñaron lo contrario, que eran más literarios. Por lo tanto, unas veces los uso y otras no. Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  9. Qué gracia, uno de los míos con esta frase también lo títulé "El profesional".
    Uffff qué durísima la escena pero qué buenaaaaaa, me ha encantado, de verdad, para mí no tiene fallo alguno. Un 10.
    Saludos!
    ;)

    ResponderEliminar
  10. Vaya, este relato es muy duro. Tiene que ser muy duro matar a alguien ,pero más duro es que encima no tener ni remordimientos. Un buen relato, Susanita. Un beso, Sotirios.

    ResponderEliminar