Follow by Email

lunes, 24 de junio de 2013

Jerarquías

JERARQUÍAS

—Somos dos tíos fuertes, ¿a que sí?— El monaguillo revuelve el cabello de Luca y mete un billete de cinco en el bolsillo de su camisa—. Juntos hemos expulsado al demonio de mi cuerpo, no sé qué habría hecho sin ti. Anda, sécate las manos con esta toalla y no estés triste: te prometo que el padre Gregor reconsiderará tu situación y podrás seguir en el coro. ¿Cómo dices? Pues claro, también en el comedor

8 comentarios:

  1. Si es lo que entiendo, muy fuerte y bien escondido ese final de favores...
    Buen micro Susana.
    Un abrazo
    Rosy

    ResponderEliminar
  2. La frase de inicio me condujo a la maldad de las maldades, Rosy. El padre Gregor existe, o mejor dicho, existió. Se le cargaron en la cárcel después de haber hecho el hijoputa impunemente durante muchos años. El monaguillo me temo que es el relevo, esto no ha terminado aún.

    ResponderEliminar
  3. Buen intento Susana; vamos a ver si hay suerte en esta última semana. El mio es algo mas comico pero tambien tiene a niños de por medio, supongo que la frase de inicio era propicia a ello.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que tus niños hayan corrido mejor suerte que el mío, Alfonso. Y en rec, prefiero que gane el tuyo cómico. Este es muy bestia, prefiero que triunfe algo más simpático.

      Eliminar
  4. Inchs!!! como escarpias Susana, como escarpias, si pretendías hacer estremecer lo has conseguido con creces, como quien no quiere, uf.

    Suerte. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Miguel, aparte de que el cuento es bastante explícito, no deja de ser un paralelismo con el abuso del poder y el agachar la cabeza ante las migajas que nos echan. Gracias mil por comentar.

    ResponderEliminar
  6. Y el niño se secó las manos, pero no las lágrimas: tendría que convivir con eso toda la vida...
    Muy duro, pero convincente.
    Juan M

    ResponderEliminar
  7. Como monguillo "jubilado" cada vez que leo estos relatos se me ponen más los pelos de punta. Muy bien llevado, de verdad, porque lo difícil es no tirarle un yunque al cura en el relato. Saludos.

    ResponderEliminar