Follow by Email

jueves, 22 de noviembre de 2012

El artista


EL ARTISTA

—Déjala a ella que sea pájaro —le susurra la voz interior.
David asiente y coge un lápiz de color azul para pintar las alas, después el amarillo para trazar un pico desproporcionado y con una risita perversa le añade unos zapatos de tacón. Siguiendo más instrucciones, va deformando hasta el esperpento al resto de monigotes esparcidos por la hoja de su cuaderno de dibujos.
Hace años que la mandó callar, todo eran protestas. Él lo único que pide es terminar sus obras tranquilo. Y mientras contempla el boceto de la sirena, empuña la motosierra y comienza a cortar por la mitad.



2 comentarios:

  1. Es un artista?
    Es un asesino sádico?
    Es un loco que sufre alucinaciones?
    Me has dejado con la duda con el final tan inquietante del relato.

    Enhorabuena, me has hecho pensar.

    ResponderEliminar
  2. Ay Susana ¡los artistas nunca se cargan sus obras!, que te lo digo yo, que aunque soy "artista-pequeña" me llevo ratos horribles cuando encuentro un boceto manchado.

    No creo que fuera el psicópata de los bocetos ¿noooo?... ¡pues no le digas nada de mi blog de bocetos! ¡ni se te ocurra!. ;)

    Besos Susana ¡buena apuesta REC!.

    ResponderEliminar